“Señor, qué bien se está aquí”

Las sesiones decimotercera y decimocuarta se dedican a reflexionar sobre el discernimiento de nuestra presencia en diferentes áreas de evangelización. Estas dos sesiones que encabezan la jornada del capítulo tienen un objetivo común: reflexionar sobre nuestras actuales fraternidades y nuevas posibilidades de inserción. El tema se inicia con la presentación del hermano Fr. Francisco Martínez Fresneda, miembro de la Comisión de discernimiento del documento “discernimiento de presencia”. Recuerda que esta comisión echó a andar en el año 2012 y que ha cumplido un trabajado periplo hasta llegar a su redacción definitiva. Agradece la colaboración de los miembros de la Comisión así como también de todos los hermanos que han participado en las consultas efectuadas.

 El objetivo de este discernimiento se centra en una palabra “revitalización”. Revitalización en nuestra forma de de vida, que debe afectar a nuestra relación con Dios, con la fraternidad, en nuestras relaciones fraternales y en nuestra forma de evangelización. Esta Comisión ha realizado una clasificación de nuestras casas: incuestionables, necesarias, casas a mantener y otras. El número de hermanos actualmente es de 387; pero la edad media de los hermanos es elevada. Esta es la razón de que el problema no sea de número, sino de posibilidades reales. Resalta como aspecto curioso, pero loable, la variada capacitación que existe en nuestra Provincia y que posibilita nuestra presencia en diferentes áreas de evangelización. Comenta lo relativo a las propuestas presentadas por la Comisión y tras algunas aclaraciones y precisiones se pasa, ya en la decimocuarta sesión al trabajo en grupos, que deberán analizar y reformular, si fuera necesario las propuestas presentadas.